RADIO ONLINE LA VOZ DEL PERU

miércoles, 16 de marzo de 2016

ANTI-FUJI-APRISMO EN LA ESCENA ELECTORAL

                     EL ANTI-FUJI-APRISMO

Una vez más, al llegar al tramo final de un proceso electoral en el Perú, se manifiestan en toda su dimensión, los tradicionales "antis" que son estigmas que cargan sobre sus hombros el aprismo y el fuji-montesinismo, cuyas organizaciones políticas han ejercido dos periodos de gobierno, salpicados de hechos abominables, al extremo que ha llevado al connotado periodista nacional César Hildebrandt a decir:" en el Perú hay partidos políticos que se forman para saquear al país". Obviamente, no solamente son dos partidos políticos, hay otras organizaciones políticas que se forman para practicar el rapiñaje con los bienes del pueblo peruano.

ALAN GARCÍA PÉREZ Y ALIANZA POPULAR
   Por tanto, sin justificar -para nada- la violencia venga de donde venga, el anti-aprismo se manifiesta en el presente proceso electoral con los huevazos, botellazo, repudio y otros gestos hostiles contra el candidato presidencial de Alianza Popular, Alan García Pérez, quién -dicho sea de paso- ha comenzado a perder las buenas formas, mostrándose belicoso hasta con su propia militancia cómo ocurrió en Nuevo Chimbote. Evidentemente, su magra posición en las encuestas, su escasa capacidad de convocatoria y su proclividad a manejar a su partido verticalmente, lo lleva a los limites de la intolerancia. Gestos que "alimentan" el tradicional anti-aprismo, cada vez mayor entre el electorado peruano.

KEIKO FUJIMORI Y FUERZA POPULAR
   Por su parte, Keiko Fujimori, carga una mochila cada día más pesada. Su condición de primera dama, durante los nefastos gobiernos fuji-montesinistas, afloran nuevamente en la presente campaña electoral. En el interior del país se generan actos de suma violencia como forma de rechazo a su candidatura, amén de las dos multitudinarias movilizaciones populares que se han realizado como forma de rotundo rechazo a su candidatura presidencial. Paradójicamente, resulta un "espejismo" su relativo liderazgo en las encuestas, producto de intenciones de votos cautivos, consecuencia del extremo clientelaje político que forjaron los ahora presidiarios Alberto Fujimori y Vladimiro Montesinos. De manera que la candidata presidencial de Fuerza Popular no tiene votación propia, sigue viviendo bajo la sombra de la herencia electoral que le legó su sátrapa progenitor. Este estigma se puso en evidencia cuando fue superada en la segunda vuelta electoral con Ollanta Humala, estimando acuciosos observadores políticos qué, esa misma historia se repetiría en este proceso electoral, sea quien fuera su contendor en la segunda vuelta electoral. Obviamente, si es que el politizado Jurado Nacional de Elecciones (JNE) le da luz verde a su postulación. 

Resultado de imagen para fotos de campaña electoral de alan garcía pérez    Resultado de imagen para fotografías de keiko fujimori

No hay comentarios:

Publicar un comentario