domingo, 11 de octubre de 2015

CAMINANDO DESNUDOS POR LAS CALLES DE LA HISTORIA

Caminando desnudos por las calles de la historia

   Ladrones, corruptos, además, de inútiles e incapaces son la mayoría de las autoridades que tercamente elige el pueblo para que los gobierne, periodo tras periodo, sumados los funcionarios que son designados a dedo para "asesorarlos" en el saqueo de las entidades públicas, para colmo de males, con el aval de las instituciones supuestamente fiscalizadoras y defensoras de los dineros del Estado  y, por los sonrientes monaguillos que fungen de "periodistas" -bien "aceitados"- para "no ver" nada ilegal.
  Este hediondo estado de cosas se mantendrá siempre, en tanto, la población siga votando "tapándose las narices", resignados a que venga lo que venga. Este putrefacto estado de cosas seguirá mientras amplios sectores de la población siga con la apocalíptica mentalidad de:"roba pero hace obras", sumándose así al séquito de encubridores y espadachines que blindan a los depredadores del dinero del pueblo.
   Frente a esta patética realidad imperante en nuestros pueblos, se justifican plenamente las marchas de protesta, obviamente, sin vandalismos ni atentados contra la propiedad pública y privada; se justifican plenamente los lavados de bandera en el frontis de las instituciones mancilladas.
   Es que, no podemos seguir mirando hacia otra parte mientras saquean las entidades públicas. No podemos seguir con lentes oscuros para no ver lo evidente. No podemos seguir agazapados mientras nos meten la mano a los bolsillos.
   Hay que encender las luces para que se acabe la pesadilla que nos persigue por años.Hay que prender los ventiladores para limpiar los olores nauseabundos que se han impregnado en las instituciones públicas. Hay que "descabezar" a La Hidra (mitológico monstruo de múltiples cabezas) que conecta a las mafias de toda estirpe.
   Termino estas líneas parafraseando a José María Navarro Cayuela, cuando dice: "Quién no ama a su tierra, ni defiende sus tradiciones, está condenado a caminar desnudo por las calles de la historia".
  
 Cinco razones por las que la corrupción no para de crecer

No hay comentarios:

Publicar un comentario