lunes, 21 de octubre de 2013

LA "REENCARNACIÒN" DE NERÒN EN CAÑETE

NERÒN SE REENCARNA EN CAÑETE
Escribe: Víctor Hugo Cárdenas Torres
        El Perú, es un país donde el ingenio (léase “viveza criolla”) aflora en toda época y en todo lugar, la parodia a los personajes de la historia universal están a la orden del día. Esta vez, nos referimos a los émulos del pirómano emperador romano Nerón, según cuenta la historia en uno de sus estados de delirio, incendió Roma, la mítica Ciudad Eterna. He aquí, algunos de sus modernos émulos:
         Ningún peruano se tragó la píldora del “incendio” de los almacenes del Ministerio de Educación, en el ocaso del segundo gobierno de Alan García Pérez. Previamente, diversos Medios de Comunicación habían revelado graves indicios de corrupción en el millonario manejo de los Textos Escolares que el Ministerio de Educación distribuía  entre los millones de escolares del país. De manera que, al parecer, la piromanía resultaría una eficaz herramienta para convertir en cenizas las evidencias denunciadas.
          Cundiendo el mal ejemplo, en la misma época, en circunstancias en que se denunciaban presuntos casos de corrupción en el gobierno municipal del folclórico  locutor-alcalde del distrito de Imperial-Cañete, Richard Yactayo Duran, “misteriosamente” el fuego se encargó de incinerar los archivos de documentación municipal habidos en el Policlínico Municipal “Ernesto Mispireta”, ubicado en Urb.Ramos Larrea  de Imperial.
          Recientemente, la piromanía llegó a la Municipalidad Distrital de Nuevo Imperial, que tiene como alcaldesa a la odontóloga Zulma Marggina Matumay Santos. También, en circunstancias en que se ha puesto en tela de juicio los procesos de licitaciones de obras públicas, por varias decenas de millones de nuevos soles, a pesar de que se pretendió silenciar el hecho, trascendió la noticia sobre un “extraño” incendio en la Biblioteca Municipal, en cuyos ambientes  se encontraban los archivos de varias dependencias de dicho municipio como el de la Gerencia de Obras y Desarrollo Urbano.
          Lamentablemente, todo queda en la mas oscura y vergonzosa  impunidad, ante la inoperancia de todos los estamentos de fiscalización estatal, empezando por las llamadas “Oficina de Control Interno” (OCI), que no previene  nada, ni antes, ni en el  momento, ni después de los hechos. Tampoco, lo hace el Pleno de Regidores, cuya misión fundamental es la de fiscalizar la cosa pública, la inmensa mayoría se acomoda a las gollorías que les permite   la repartija de las cuotas de poder político con depredadores alcaldes.
         Otro ente inoperante es la Contraloría General de la República, institución extremadamente “generosa” con los transgresores de la ley, a pesar de establecerse responsabilidades  administrativas, civiles y penales en las gestiones de gobierno, concluye en simples “recomendaciones”. Lo mismo pasa con la Comisión de Fiscalización (¿¿¿???) del Congreso de la República, que no solamente es complaciente con impresentables autoridades sino que hasta termina galardonándolos en ambientes del parlamento nacional, caso Javier Alvarado etc.etc.etc.
       Igual o peores cosas sucede con el Ministerio Público y el Poder Judicial, que evidentemente han llegado a “tocar fondo” en materia de desprestigio institucional. Mientras no se produzca un giro de 360 grados en la conducta funcional de los entes fiscalizadores del país, irán aumentando inconteniblemente la cantidad de  gobernantes pirómanos, que no vacilarán un momento para incendiar los archivos de la administración pública, a sabiendas de que aquí, no hay investigación ni castigo por “imitar” a Nerón.

         

No hay comentarios:

Publicar un comentario